sábado, 19 de octubre de 2013

INFANTERÍA DE MARINA. REGIMIENTO NAVAL Nº 1. POR TIERRA Y POR MAR I

    Después de la aparición de la "Maleta Mejicana" se publicaron numerosas  fotografías inéditas hechas por Robert Capa, cuyos negativos contenía la famosa maleta. Hace años, ojeando en un VIPS un libro con sus fotos, encontré una que me llamó la atención, pues incluía un grupo soldados republicanos en el frente del Río Segre en el año 1938, con la particularidad de que pertenecían a la Marina y me pregunté a qué unidad podrían pertenecer. Una rápida prospección me llevó a descubrir la existencia del llamado Regimiento Naval nº1, sucesor del Grupo de Fuerzas de Infantería de Marina de la Base Naval de Cartagena. Recientemente un viejo amigo me ha remitido una copia del libro Guerra y Exilio  escrito por Ginés Sánchez Balibrea, que ha vuelto a encender mi curiosidad por la Infantería de Marina de la República,  que en la historia "oficial" parece no haber existido

      No pretendo hacer una recensión del libro, ni entrar en consideraciones sobre los juicios de valor del autor, o sobre las razones de la trágica Guerra Civil, sino solo exponer someramente algunos aspectos de historia militar que me sugirió su lectura y comentar la visión que el autor presenta de un trágico hecho que ha llamado especialmente mi atención.
Cadetes de la Academia de Infantería de Marina. 1929

      El libro es una recopilación de los recuerdos de la vida de una persona que vivió tiempos convulsos en los que condujo con valor tropas al combate -a veces con éxito- y con las que compartió al final la amargura de la derrota y el exilio. El autor presenta su visión de algunos hechos de la época con cierto detalle y otros con olvidadiza memoria, en particular el alzamiento en Cartagena. Su pretensión no parece que sea la de escribir unas memorias formales, sino más bien el que no quede en el olvido tanto las actuaciones que los Infantes de Marina de la República tuvieron en los frentes, cómo la suya propia, de la que se muestra particularmente orgulloso, además de incluir aspectos de su vida antes de la guerra y del exilio. La descripción de los hechos históricos que vivió y algunas imprecisiones se pueden fácilmente someter a crítica, pero en su descargo el autor se lamenta de que para escribir sus recuerdos no contó con fuentes documentales, por lo que hay que leerlos a la luz de quien al ocaso de su vida reflexiona en voz alta sobre los acontecimientos que ha vivido, resaltando sus aciertos y minimizando sus errores y fracasos.
Cadetes de la Academia de Infantería de Marina. 1929

      Ginés Sánchez Balibrea fue admitido en Julio de 1924 en la Academia de Infantería de Toledo y en 1926 ingresó mediante concurso en la Infantería de Marina pasando a la Academia General Central del Cuerpo en San Fernando, de la que salió con el empleo de Alférez en 1928 para ser a continuación destinado al 3º Regimiento de guarnición en Cartagena. En Julio de 1936 se encontraba destinado cómo Capitán en el Grupo de Fuerzas de la Base Naval de Cartagena, nombre que tomó el antiguo 3º Regimiento, hoy Tercio de Levante. La razón del cambio de designación de la unidad se deriva del hecho de que tras la proclamación de la República el 14 de Abril de 1931 y bajo inspiración de Azaña como Presidente del Consejo de Ministros, su ministro de Marina Santiago Casares Quiroga llevó a cabo una radical reforma militar. El Decreto de reorganización declaraba la extinción del Cuerpo de Infantería de Marina, lo que para el autor auguraba un horizonte profesional poco prometedor, por lo que en este hecho se podría encontrar la razón del comienzo de la Licenciatura de Derecho, que concluyó en 1935.
      En Julio de 1936 el Grupo de Fuerzas de la Base Naval se encontraba al mando de un Teniente Coronel y no contaba con demasiados efectivos dada la situación de extinción del Cuerpo.  Después de la proclama de Franco y una vez que las fuerzas partidarias de la República dominaron la situación, más de la mitad de los oficiales de la unidad, nueve en total, de cuya lealtad dudaban, fueron detenidos y posteriormente asesinados. Seis de ellos fueron encarcelados en el buque "España nº 3"  al que se ordenó salir a la mar el 15 de Agosto de 1936 para ser, según Sánchez Balibrea  " (...)  vilmente ejecutados por los pistoleros-verdugos de la Brigada Roja. Esta fue la acción más sucia de las ocurridas en nuestra zona (...)".  La tristemente célebre Brigada (también llamada Guardia Roja) estaba constituida por cabos de la dotación del Acorazado "Jaime I". En total fueron asesinados sin juicio en el citado buque 146 oficiales, cuyos cadáveres fueron arrojados al mar.
      Sánchez Balibrea escribe en los amenes de su vida, con tiempo para haber reflexionado y, sorprendentemente para un licenciado en Derecho, dice que fueron "vilmente ejecutados" cuando debería haber dicho "asesinados" pues no había ninguna sentencia judicial que los condenara. Por otra parte, aunque es crítico con estos hechos no parece que recuerde qué medidas tomaron, si es que alguna tomaron, para detener y juzgar a los responsables de los asesinatos de sus propios compañeros. Quizás la lealtad a una República cuya política él mismo critica, no muy firme en todos los oficiales de su Unidad u otras consideraciones pudieron sobre la lealtad a sus compañeros de armas. No parece ilógico pensar que los asesinatos debieron pesar sobre sus conciencias, porque además no es creíble que no tuvieran cumplido conocimiento del fin que se estaba preparando para los detenidos en el "España nº 3"; sin embargo al autor este hecho solo le merece quince líneas en su libro, incluyendo un pequeño comentario sobre lo que desde el punto de vista legal debería haberse hecho con los sublevados, pero no con sus asesinos y quienes dieron las órdenes, que siguieron sirviendo a su lado a la República.
     Retomando el hilo de la historia de la Infantería de Marina de Cartagena, añadir que una vez abortada la sublevación se designó para el mando del Grupo a un Comandante, con el empleo provisional de Teniente Coronel. Se podrá o no estar de acuerdo con la línea política que defendieron él y sus oficiales, pero lo que no se les puede negar es la capacidad y profesionalidad que demostraron para la organización y adiestramiento de las fuerzas, que en Junio de 1937 sumaban ya siete Batallones. Seguramente estas unidades se organizaron haciendo uso del clásico "entusiasmo" español, que Wellington no comprendía durante la Guerra de Independencia.
      La actuación de estas unidades y su papel en la represión de la sublevación en Cartagena llevó al Gobierno de la República a promulgar el  Decreto de 29 de Junio de 1937, por el que creaba en Cartagena el Regimiento Naval nº1, reconociendo en su preámbulo el error cometido al declarar a extinguir al Cuerpo de Infantería de Marina por lo que se propone impulsar de nuevo su crecimiento. Este Regimiento generó tres Brigadas Mixtas: la 151ª, la 94ª y la 95ª, cada una compuesta de cuatro Batallones, cuya historia detallada y el análisis de sus operaciones está esperando desde entonces.
Infante de Marina de la 94 Brigada. Frente del Río Segre

   La 151ª Brigada Mixta (1ª Brigada de Infantería de Marina) se formó al comienzo de la guerra y sus Batallones combatieron en el frente de Málaga y en el de Madrid, siendo diezmada en la Batalla de Brunete y posteriormente disuelta en la Campaña de Cataluña. La siguiente Brigada Mixta en marchar al frente fue la 95ª (2ª de Infantería de Marina). Esta Brigada combatió en Teruel y Belchite en donde fue diezmada y sus supervivientes asignados a la 94ª Brigada (3ª de Infantería de Marina) que bajo el mando de Sánchez Balibrea tuvo una actuación brillante e le hizo acreedor a la Medalla del Deber de la República.       El relato que hace de sus acciones respira el orgullo de un militar profesional con una buena formación y un acusado espíritu de Cuerpo. Su actuación más importante, ya al mando de la 34ª División del Ejército Republicano, que encuadraba a su antigua 94ª Brigada, tuvo lugar en las operaciones ofensivas de octubre de 1938 en el río Segre, en la que su División cruzó el río para aliviar la presión que el ejército de Franco ejercía sobre las fuerzas republicanas en los frentes de Levante y del Ebro. Después del éxito inicial y ocupación de  las posiciones enemigas al oeste del Segre, la ofensiva fue detenida y en Enero se vieron obligados a replegarse al Este del río. Fue en la fase ofensiva de esta operación, el 7 de noviembre, cuando Robert Capa hizo sus famosas fotografías de la "Maleta Mejicana" en las que se puede ver a la 94ª Brigada en combate. Después de la Batalla del Ebro y la campaña de Cataluña los diezmados efectivos que quedaron cruzaron la frontera, internándose en Francia.
Infantes de Marina de la 94 Brigada. Frente del Río Segre. 1938

      Para finalizar sorprende ver que ambos bandos restablezcan la Infantería de Marina durante la Guerra Civil, aunque hubo algún intento previo de la Marina y de un diputado para hacerlo antes de 1936. La República la restableció en Junio de  1937 y en Septiembre de ese mismo año el Gobierno de Franco, ambos bandos  animados por un reconocimiento a su actuación  durante el alzamiento en Cartagena, Ferrol y Cádiz respectivamente. En lo que se separan ambos bandos es en el concepto de empleo de sus unidades durante la Guerra Civil.
      Para empezar solo el bando nacional siguió embarcando tropas del Cuerpo en los las principales unidades de combate, acorazado, cruceros y minadores, a bordo de los que servían las armas antiaéreas. Para el envío de tropas al frente el concepto que se aplicó fue también diferente, pues la Marina de Franco, se conformó con destacar alguna compañía independiente y oficiales sueltos para mandar unidades de otros cuerpos, y no escogió la opción de crear nuevas unidades del Cuerpo, de lo que lamenta Rivas Fabal en su "Historia de la Infantería de Marina". En total las unidades de Ferrol y San Fernando solo enviaron al frente sendos  Batallones Expedicionarios, contra los doce que envió el Regimiento Naval Número 1 de Cartagena.
      En el período de la Guerra Civil parece como si la Marina  de Franco ya hubiese interiorizado que la Infantería de Marina no existía y que, cómo mucho, solo era necesaria para el mantenimiento de la disciplina y mantener una simbólica participación en los frentes. Al concluir la guerra civil se asignó al Cuerpo la extraña misión de "dar con su irreprochable presencia la tónica militar destacada en buques y dependencias...", como así determina en 1940 el Decreto de su restablecimiento en un increíble alarde de imaginación del legislador que te deja sin palabras, y que en su preámbulo dice que "...esta institución no evolucionó al ritmo de las necesidades de la Armada, encontrándose en el momento actual con una gloriosa historia, pero sin misión definida y con conceptos orgánicos que no corresponden a la realidad presente".
      Es lamentable que la Armada, en una demostración de "tardo-mirandismo",  cargara  sobre la Infantería de Marina su incapacidad de dotarla de una organización y misión adecuada, de lo que aquella era responsable ya que la tenía subordinada orgánica y operativamente. Hubo que esperar hasta 1968 para que la Armada, interiorizando las lecciones de la Segunda Guerra Mundial -terminada la friolera de 23 años antes- le diera a su Infantería de Marina una misión digna y propia de una Armada con ambición.
      Revisando la actuación de sus unidades en la Guerra Civil alguien podría argumentar que la Infantería de Marina no está para ser empleada en campañas terrestres, aunque su dilatada  historia demuestre lo contrario, pues su esencia cómo una fuerza terrestre orgánica de la Armada -sus soldados de Marina, los "Marinos", que es al fin y al cabo lo que quiere decir los "Marines"- ha hecho que sus tropas hayan acudido y previsiblemente lo seguirán haciendo donde "truene el cañón" y lo necesiten los intereses de España: por tierra y por mar.

10 comentarios:

  1. En el bando nacional la IM además de esas compañías sueltas, también se organizaron unidades de nivel Batallón, Ferrol organizó uno que combatió por todo el norte hasta la faliida expedición a Cartagena (a bordo del Castillo Peñafiel) , pasando por Teruel, y Cádiz llegó a tener dos en el frente. Uno hasta Malaga y el otro hasta el frente del centro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto; ya lo cito al decir que Ferrol y San Fernando enviaron sendos Batallones Expedicionarios, cuyos historiales han sido publicados y en los que se puede leer sus brillantes actuaciones.

      Eliminar
  2. Tengo bastante información del Regimiento naval nº 1 podemos intercambiar datos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si estaría interesado en esa información, siempre que tu quieras facilitarmela claro. El papel de la IM del bando republicano es para mi un tema totalmente inexplorado. Si quisieras compartirla conmigo te podría dar una dirección de correo electrónico.

      Carlos Ramírez UOE 2º/82

      Eliminar
    2. Estoy interesado en la participación de la 151 Brigada Mixta, compuesta por 4 batallones de Infantería de Marina, en la batalla de Alfambra. ¿Dónde podría localizar información sobre ello? Gracias

      Eliminar
    3. No he seguido investigando sobre la IM de la República, lo podría hacer en cuanto tenga tiempo. Aparte de lo que pueda haber en la Red, creo recordar que el libro de Salas Larrazabal sobre el Ejército Republicano daba algo de info, pero seguro ya lo has visto. Siento no tener mas info.

      Eliminar
    4. buenos días, mi abuelo era Cabo de Infantería Marina en el Grupo de la Base Naval nº1 de Cartagena en 1936, y tengo también mucha información al respecto, como todo el expediente que se hizo en agosto-1936 en la Unidad de quien tuvo parte o no en el alzamiento con las declaraciones,etc..... me gustaría compartir información: rafapastorin@yahoo.es

      Eliminar
  3. Interesante Artículo. El papel de la I.M en la Guerra Civil, dentro del Bando Nacional, esta explicado en el Librod e Rivas Fabal pero sobre el papel y de las fuerzas del cuerpo en el bando republicano no he encontrado mucha información. Se, que a parte de las unidades y frentes en los que mencionas, un Batallón de Infantería de Marina republicana participó activamente en la Batalla del Mazucu (Peñas Blancas), Frente de Asturias, al mando de Benito Reola.

    Carlos Ramirez UOE 2º/82

    ResponderEliminar
  4. Las fuerzas de Infantería de Marina que combatieron tan valientemente en Preñas Blancas, fue en realidad una agrupación tamaño batallón compuesto por infantes y marineros procedentes de los buques que quedaron en el frente norte; era por tanto una fuerza mixta. Su comportamiento fue, sencillamente, ejemplar. Solamente les pudo vencer la aviación enemiga que les sometió a un desgaste continuo. Mantuvieron sus posiciones hasta lo humanamente posible, haciendo pagar un duro tributo de sangre al enemigo. El Mayor Benito Raola Hemorsilla y sus hombres representan lo mejor del cuerpo y sus nombres deben ser recordados.

    ResponderEliminar