viernes, 29 de julio de 2016

1898. EL 1º REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE MARINA EN CUBA

INTRODUCCION
      El 22 de Enero de 1899 desembarcaron en La Carraca los Batallones 1º y 2º del 1º Regimiento de Infanteria de Marina, de regreso de casi tres años de operaciones en la Isla de Cuba, lo que resalta algunos aspectos que no son novedosos en la historia del Cuerpo: la flexibilidad en el empleo y en el ejercicio del mando de las unidades; la escasez de medios y efectivos para enviar a campaña las unidades; y el operar encuadrados en fuerzas del Ejercito -aunque en este caso ostentando el mando de fuerzas significativas de entidad Brigada y, accidentalmente, de División.
Los datos de las operaciones se toman de la Hoja de Servicios del Coronel del 1º Regimiento de Infantería de Marina, Don Victor Díaz del Río, que recoge las acciones en las que tomó parte  durante la Guerra de la Independencia de Cuba (1895-1898).

UNIDAD
LLEGADA A CUBA
MANDO
EFECTIVOS
BUQUE
2 BON/3 REG
16 ABR 1895
TCOL SICLUNA
929 HOMBRES
REINA MªCRISTINA
2 BON/2 REG
17 MAY 1895
TCOL G.S. MIGUEL
900 HOMBRES
SANTO DOMINGO
2 BON/1 REG
24 JUN 1895
TCOL DEL VALLE
900 HOMBRES
CATALUÑA
1 BON/1 REG
26 NOV 1895
TCOL HERRERA
905 HOMBRES
ALFONSO XII

 Cuadro del despliegue de los Batallones del Cuerpo de Iª de Mª para la campaña de 1895.

No deja de ser triste la amargura que respira el redactor de la Hoja de Servicios, al verse obligado a abandonar la Plaza de Cárdenas a un enemigo con el que no ha tenido ocasión de combatir cuerpo a cuerpo y cuya declaración de guerra decidiría la suerte de la Guerra de Independencia cubana.

AMBIENTACION HISTORICA
      Al poco tiempo de haberse aprobado en Madrid el proyecto de autogobierno de la isla  de Cuba y con el naciente imperialismo estadounidense como telón de fondo, estalló la tercera guerra cubana. Un nuevo e indiscutible líder, José Martí, tomó las riendas de la insurrección. El 24 de febrero de 1895, con el llamado grito de Baire, dieron comienzo las hostilidades entre los independentistas y las tropas españolas. Los primeros compases del enfrentamiento no fueron favorables a los cubanos. Muertos en la lucha Flor Crombet y Guillermo Moncada, se dio el mando supremo a Martí, que también moría poco después. Ante esta situación, el 11 de septiembre, la Asamblea constituyente reunida en Jimaguayu aprobó una nueva Constitución y eligió presidente a Salvador Cisneros Betancourt.
DESPEDIDA DEL 2º BATALLÓN DEL 1º REGIMIENTO

      El  2º Batallón del 1º Regimiento de Infanteria de Marina se reorganiza en Cádiz para la campaña de Cuba, por R.O. de 29 de Marzo de 1895 con un aumento de la 5ª y 6ª Compañías, con la fuerza presente y los llamados a Ferrol y Cartagena, y como queda desguarnecido San Fernando, se moviliza a pie de Batallón el Cuadro de Reclutamiento nº1 (sus cuatro secciones con efectivos de Compañía). Embarca el Batallón el 10 de Junio en el vapor correo "Cataluña" con tres jefes, 37 oficiales y 860 de tropa en seis compañías; llega a Puerto Rico el 20 y desembarca en La Habana el 24 pasando a La Cabaña y por tren a Santo Domingo (jurisdicción de Villas). Lo manda el Teniente Coronel don Manuel del Valle y Gutiérrez y actúa ya por unidades sueltas, por medios Batallones o por unidad completa.

      El 1º Batallón del 1º Regimiento de Infanteria de Marina se organiza para la guerra de Cuba poco después del 2º, R.O. de 29 de Octubre de 1895, con un aumento de las 5ª y 6ª compañías, formadas con personal procedente de Ferrol, incluidos sus oficiales para la 5ª y con el de Cartagena para la 6ª (Capitán Jorquera), que se presentaron en San Fernando en 2 de Noviembre; va al mando del Teniente Coronel don Juan Herrera y Caldera y embarca en la avanzadilla, en San Fernando el día 12, saliendo a bordo del vapor correo "Alfonso XII" y llegando a La Habana el 26 de Noviembre con un total de cuatro jefes, 36 oficiales y 865 de tropa. Pasa al Cuartel del Castillo o fuerte del Príncipe.

      En 1896 el gobierno español envió a la isla al General Don Valeriano Weyler. Los insurrectos perdieron, en esta fase de la guerra a Antonio Maceo y Máximo Gómez y se vieron obligados a retroceder ante el avance de las tropas españolas. Pero la política de Weyler pronto se volvió en contra de los intereses de España, que se colocó en el punto de mira de la prensa estadounidense, ansiosa de legitimar una intervención militar. En octubre de 1897 el presidente del gobierno español Don Práxedes Mateo Sagasta cesó a Weyler y nombró a Don Ramón Blanco, a la vez que, en un gesto por evitar la guerra, se concedía la autonomía plena a los cubanos.

      El 25 de enero de 1898, Estados Unidos, con el pretexto de proteger a los ciudadanos estadounidenses de la isla, envió a La Habana al "Maine". Poco después, el 16 de febrero el navío saltaba por los aires. Este incidente fue utilizado por los norteamericanos como "casus belli" para declarar la guerra al gobierno español, iniciándose así la Guerra Hispano-Estadounidense.

EXTRACTO DE LA HOJA DE SERVICIOS DEL AÑO DE 1898
      Por R.O. de 22 de Enero de 1898 el Coronel Díaz del Río fue destinado a mandar el 1er Regimiento del Cuerpo, de operaciones en la Isla de Cuba, emprendiendo viaje para La Habana, a bordo del vapor correo "Alfonso XII" el dia 21 de Febrero.
      El 4 de Marzo llegó a Puerto Rico y el 6 del mismo a La Habana. El 8 tomó el mando del Regimiento saliendo para Matanzas donde se hallaba el 1º Batallón operando por dicha jurisdicción; el 2º Batallón estaba en la jurisdicción de Mariel (Pinar del Río) diseminado en pequeños destacamentos. El 10 se hizo cargo del mando de una media Brigada compuesta del 1º Batallón de su Regimiento y el 1º Batallón del Regimiento Navarra nº 25, operando en la jurisdicción de Matanzas, sosteniendo varios encuentros con los insurrectos.
      En 5 de Abril y por orden del Excmo Señor General en Jefe, se le confirió el mando de la 2ª Brigada de la 3ª División del 1º Cuerpo de Ejercito de esta Isla. La Brigada se compone de las fuerzas siguientes: 1º Batallón  del 1º Regimiento de Infantería de Marina, 1º Batallón del Regimiento de Infantería  Navarra nº 25, 1º Batallón del Regimiento de Infantería de Saboya nº 6 y 1º Batallón Movilizados de Matanzas; un Escuadrón del 2º Tercio de la Guardia Civil, un Escuadrón del Regimiento de Numancia, cuatro Escuadrones del Regimiento de Cazadores a Caballo de Colon, las Guerrillas Montadas y Compañías movilizadas de Recreo, Cimarrones, Calimete, Escuadrón de Cárdenas Movilizado, formando un total de fuerza de 8.640 infantes, 3.960 caballos y una sección del  5º Regimiento de Artillería de montaña con 4 piezas Krup de tiro rápido. Con estas fuerzas se le destinó a las operaciones de campaña en la jurisdicción de Colón, o sea desde Jovellanos al límite de las provincias de  Matanzas y Santa Clara.
      Desde el 5 de Abril hasta el 22 estuvo en operaciones contra las partidas insurrectas. El 22 por orden del Excmo Sr Comandante General de la 2ª División y por haberse declarado la guerra con los Estados Unidos de América, reconcentró la Brigada en la plaza de Matanzas.
      El día 25 y 27 de Abril asistió al bombardeo verificado por la Escuadra enemiga a la plaza de Matanzas, e intentos de desembarco. Por el comportamiento durante los combates y acertadas disposiciones en el empleo de las fuerzas de la Brigada a sus órdenes, mereció elogios del Excmo. Sr. Comandante General de la División publicadas en la orden general y fue propuesto por el Excmo. Sr. General en Jefe del Gobierno para una recompensa.
      El 9 de Mayo y por orden del Excmo. Sr. General en Jefe fue destinado a mandar la 1ª Brigada de la 4ª División del 1º Cuerpo destinada a cubrir y defender la costa comprendida desde Carboneras hasta la Península de Chiacas, punto amenazado por la escuadra enemiga y elegido según confidencias para efectuar un fuerte desembarco.
      Hizo entrega de la 2ª Brigada de la 2ª División al Excmo. Sr. General de Brigada D. Juan Franco tomando el mando de la 1ª de la 4ª División el día 11 de Marzo. El día 16 del mismo mes, salió con la Brigada que se hallaba en Cárdenas para Varadero, en la Península de Chiacas, cubriendo la línea de defensa hasta Carboneras. El 20 del mismo mes varios buques enemigos rompieron el fuego sobre las defensas de las trincheras abiertas en Punta Camacho, disparando gran número de proyectiles. El día 27 tres cañoneros y un crucero enemigo rompieron el fuego sobre el fuerte de Carboneras, destruyéndolo y causando algunas bajas. El día 29 un torpedero enemigo auxiliado por un crucero, efectuó reconocimientos en la playa, sondando y tomando enfilaciones; se le hicieron varias descargas de fusilería, a las que contestó con algunos disparos de granada y se retiró del alcance de los Maüser. El día 30 y 31 practicó reconocimientos en Bocas de  Camarioca un torpedero y un crucero enemigos; se les hostilizó con fuego de fusileria al que contestaron con algunas granadas que causaron desperfectos en algunas casas.
      El día 2 de Junio el mismo torpedero y tres cañoneros practicaron reconocimientos en la Playa de Varadero, durante toda la noche, auxiliados por los proyectores eléctricos de los dos cruceros; no pudo hostilizárseles por estar fuera del alcance de la fusilería y no poderse emplear la artillería por escasez de municiones. Este punto, el mas avanzado de la defensa, parece ser el elegido para efectuar desembarco. El 4 anunció el Excmo. Sr. General en Jefe que por noticias fidedignas recibidas de Washington, el día 7 o 9 saldría de Cayo Hueso una fuerte expedición de tropas americanas con objeto de desembarcar en la costa defendida por esta Brigada, creyendo eligiría la de Varadero, por ser la mas a propósito.
      La tarde del día 6 y la noche del 7, varios torpederos auxiliados por dos cruceros efectuaron reconocimientos, habiendo la noche del 7 atracado un bote enemigo a la playa, el que visto a pesar de la oscuridad de la noche por las patrullas de vigilancia se le hizo fuego haciéndole retirar; los cruceros enfocaron con los proyectores la playa, y lanzaron algunas granadas.
      Al amanecer del día 8, se vieron fondeados en Cayo Piedra dos grandes transportes al parecer con tropas en el horizonte y a gran distancia se distinguía entre la bruma de la mañana, humo como de varios vapores, luego mas tarde se distinguieron por el NE cinco buques de guerra y nueve grandes transportes, por el N. Se vio un acorazado de primera y luego al poco rato otro acorazado; eran el "Luisiana" y el "Iowa". En este momento, las seis de la mañana, tomó las armas y provisiones la Brigada, pues parecía inminente un desembarco. Dos cañoneros se destacaron de la Escuadra y reconocieron la costa haciéndose cargo de las posiciones y a pesar de haberse aproximado bastante no se les hizo fuego para no descubrir. A las 10 de la mañana se pusieron en movimiento todos los buques dirigiéndose tres cruceros y dos torpederos hacia el Oeste así como los dos acorazados, los otros barcos de guerra y transportes tomaron rumbo al NE quedando tan solo dos cañoneros fondeados en Cayo-Piedra; la Brigada dejó las armas y tomó el almuerzo.
      El día 18 fue relevada la Brigada por la 2ª de la División; esta 2ª Brigada está mandada por el Excmo. Sr. General de Brigada Don José Marina que se encargó del penoso servicio de la costa, retirándose con la Brigada a Cárdenas, donde el servicio no es menos penoso que en Varadero.
TROPAS DE INFANTERÍA DE MARINA EN PINAR DEL RÍO

      El 21 de Junio por orden del Excmo. Sr. General en Jefe se hizo cargo de la Comandancia Militar de Cárdenas el Jefe cuyo historial se extracta, sin dejar por esto el mando de la 1ª Brigada. Se abrieron trincheras, se levantaron parapetos y se construyeron baterías para emplazar artillería; se hicieron así en la parte de la bahía como en la de tierra, defensas de todo género para en lo posible poner a Cárdenas en estado de poder defenderse tanto por mar como por tierra. Se trabajó sin descanso. Dos Batallones se dedicaban a construcciones, otros dos y las Escuadras a chapear la manigua para dejar despejado el frente de los atrincheramientos al alcance eficaz de las armas.
      El día 14 de Junio por confidencias ciertas se supo que el cabecilla "Carlos Rojas" titulado General de Brigada, se hallaba con su partida acampado en "Tierras Negras" y "Monteverde". Se dispuso lo conveniente para batirlo; 4 Compañías de Saboya y 4 de Navarra con un Escuadrón, al mando del Teniente Coronel de Saboya Sr. Moragas recibieron orden de salir, se le dieron las instrucciones convenientes, y batió a dichas partidas causándoles numerosas bajas de muertos y heridos, dispersándolos; por su parte tuvo tres muertos y siete heridos de Saboya y tres heridos de Navarra.
      El 20 de junio teniendo noticia de que en la ciénaga de Virama había una partida insurrecta mandada por el titulado General Betancourt, con el propósito de auxiliar el desembarco de tropas americanas que debía efectuarse entre Bocas de Camarioca y Varadero, dispuso el Excmo. Sr. Comandante General de la División, saliese a batir dicha partida, ordenando al 1º Batallón del 1º Regimiento de Infantería de Marina y a un Escuadrón del Regimiento de Numancia se dispongan para salir, poniéndose el jefe comprendido en esta hoja de servicios al frente de dichas fuerzas emprendió la marcha hacia el punto indicado. Después de hacer penosísimos reconocimientos para encontrar al enemigo, no fue posible; se hizo de noche en medio del bosque de la ciénaga y bajo una lluvia torrencial y una profundísima oscuridad se consiguió salir del bosque a las nueve de la noche regresando a Cárdenas por senderos imposibles pero los más practicables de la localidad. A las 11 de la noche rendida de fatiga llegó la columna a su alojamiento.

      El 1º de Julio continua en Cardenas con el mando de la 1ª Brigada y al mismo tiempo de Comandante Militar de la Plaza. Se agregan a la Brigada por orden del Excmo. Sr. Comandante General, dos Batallones de voluntarios de Infanteria, un Regimiento de Caballería, una Sección de Artillería de Plaza y dos Secciones de Bomberos quedando constituida la Brigada para la defensa de la Plaza de Cárdenas encomendada al Jefe de que trata este historial, del modo siguiente: 1º Batallón del 1º Regimiento de Infanteria de Marina, 1º Batallón del Regimiento de Infantería de Saboya nº 6, 1º Batallón del Regimiento de Infantería de Navarra nº 25, 1º Batallón del Regimiento de Infantería de Valencia nº 23, 1º y 2º Batallones de Voluntarios de Cárdenas, una Sección del Tercio de la Guardia Civil, una Compañía del 3er Regimiento de Ingenieros, una sección de Artillería de Plaza, dos Escuadrones del Regimiento de Caballería de Numancia nº 11, un Escuadrón del 7º Tercio de Movilizados de Cárdenas, uno iden del 8º, 50 Caballos de la Guerrilla de Camarioca, 50 iden de la Guerrilla Vega, un Escuadrón de Caballería de Guaumtas, un Escuadrón del 2º Tercio de la Guardia Civil y cuatro piezas de Artillería de Montaña del 8º Regimiento componiendo un total fuerte de 6.630 hombres de Infantería, 7.400 caballos, 4 piezas de artillería de montaña y 140 zapadores minadores, en total 8.370 hombres.
RANCHO DE OFICIALES

      Todo el mes de julio se dedicaron las fuerzas de la Brigada a obras de fortificación.  El 25 de Julio se encargó el Jefe comprendido en esta hoja de servicios del mando accidental de la 4ª División del 1er Cuerpo de Ejercito. Ordenó y dirigió las operaciones de campaña en las jurisdicciones que comprende el terreno de su mando ocupado por fuerzas de la División, habiendo batido al enemigo en la Sierra Fermina, en las Piedras de Camarioca y Tierras Negras de la jurisdicción de Cárdenas; en Recreo y Colisco, de la jurisdicción de (Colón) Jovellanos, en Alfonso XII, Ciénaga de Zapata y Amarillas de la jurisdicción de Colon, mereciendo la dirección de estas operaciones la aprobación y elogios del Excmo. Sr. General en Jefe del 1er Cuerpo y General en Jefe.
      El 26 de septiembre hizo entrega del mando de la División al Excmo. Sr. General de Brigada D. José Marina, Jefe de la 2ª Brigada de la División a quién por ordenanza corresponde. Hasta la fecha del 30 de Noviembre sigue el Jefe de que trata este historial hecho cargo del mando de la 1ª Brigada de la 4ª División, ya expresada, y de Comandante Militar de la Plaza de Cárdenas.

      El 1º de Diciembre sigue en el mando de la plaza de Cárdenas y con el de la 1ª Brigada de la 4ª División del 1er Cuerpo de Ejercito. El 16 del actual  y por orden del Excmo. Sr. General en Jefe del Ejercito evacuó la Plaza con su Brigada dirigiéndose con las tropas que la componían a Colon, dejando el 1er Batallón de Navarra y 1º de Saboya en Jovellanos, la Artillería con dos Escuadrones de Numancia y el 1er Batallón de Valencia en Cimarrones, el 1er Batallón del Regimiento de Infantería de Marina sobre la línea férrea hasta Colisco, el 2º Batallón, el 2º de Valencia, la Guardia Civil de Infanteria, cuatro Escuadrones de Numancia, dos de Sagunto, dos de la Guardia Civil con la Brigada de Transportes y el Estado Mayor de la Brigada en Colon. La salida de Cárdenas, contra lo que se esperaba, se hizo sin el menor incidente a las diez de la mañana a tambor batiente y con las banderas desplegadas. A las 10 3/4 de la mañana, hora en que el Jefe cuyo historial se extracta montó en el vagón de Ferro-Carril nº518, cesó la soberanía de España en la plaza de Cárdenas y en su distrito: No hizo entrega de la Plaza a nadie, por más de que se hallaban ya en ella desde la noche anterior algunos Jefes de las tropas Americanas, y en bahía un Batallón de tropas regulares, el Jefe que comprende esta hoja de servicios se negó en absoluto a hacerles entrega, dejando abandonada Cárdenas a la rapacidad americana y a la codicia de los cabecillas insurrectos Betancurt, Rojas y Laeret.
      El 25 del mismo mes y por orden del Excmo. Sr. General en Jefe, reconcentró la Brigada y se dirigió con ella a Matanzas, donde se hallaba reconcentrada toda la 4ª División, así como la 3ª. En Matanzas, la 3ª y 4ª División prestaron el servicio de la Plaza y cubrieron la línea férrea hasta Guanabara.

AÑO DE 1899
      El 1º de Enero se incorporó a estas Divisiones el Excmo. Sr. General en Jefe del Ejercito después de hacer entrega de La Habana y toda la Isla al Capitán General Americano nombrado por el Gobierno. En este día cesó la soberanía de España en todo el territorio de la Isla de Cuba.
      El 8 del mismo Enero se embarcó este Jefe en el puerto de Matanzas sobre el vapor alemán "Fulda" con el 1º y el 2º Batallón del 1º Regimiento de Infanteria de Marina  y el 1º y el 2º del Regimiento de Infantería de María Cristina, siendo Jefe de la expedición.
     El día 22 del mismo mes arribo al puerto de Cádiz, desembarcando con los dos Batallones de Marina en La Carraca, trasladándose inmediatamente al Cuartel de San Carlos donde se acuarteló el Regimiento. El de María Cristina desembarcó en Cádiz. Este día cesó en el mando de la Brigada que mandaba desde el 5 de Abril de 1898 por haberse disuelto.

      Lo que sigue a continuación son algunas noticias recogidas en el periódico "La Correspondencia de San Fernando" sobre el regreso del 1º y 2º Batallón al Cuartel de San Carlos en San Fernando.

Viernes 20 Enero de 1899 AÑO X NÚM. 3.253

      Esta mañana ha fondeado en Cádiz procedente de Matanzas el vapor “Fulda” que conduce al primer Regimiento de Infantería de Marina que manda el bizarro Coronel D. Víctor Díaz del Río. En lanchones harán el desembarco por la Avanzadilla y según los datos oficiales este tendrá lugar a las dos y media de la tarde. Sabemos que se le prepara un brillante recibimiento y que asistirán las autoridades todas. Mañana daremos cuenta detallada del acto. Por anticipado damos la bienvenida al valiente y sufrido Regimiento, que ha sabido conquistarse en la actual campaña muchos laureles.

Sábado 21 de Enero de 1899 AÑO X NÚM. 3.254

      Procedentes de Matanzas regresaron ayer a la Península, desembarcando en este Departamento, los dos últimos Batallones que del arma de Infantería de Marina quedaban en Cuba. El viaje a bordo del vapor alemán “Fulda”, ha sido feliz, no habiendo ningún detalle desagradable que consignar, salvo el formar parte de la expedición varios enfermos, algunos de ellos graves, a los cuales se les ha atendido con exquisita solicitud durante la travesía por el personal sanitario, digno y en alto grado merecedor de los entusiastas elogios que hemos escuchado de labios de los mismos soldados. En los primeros días del viaje falleció el soldado Antonio Losada Feneiro, natural de Parga (Lugo). 
      Viene con las fuerzas y en calidad de corneta un jovencito del país, cuyo pronunciado color negro llamó poderosamente la atención del numeroso público que desde la avanzadilla hasta el Cuartel de San Carlos, acompañó a los expedicionarios. Estos han prohijados también a tres criollos huérfanos, los que en unión del corneta serán presentados hoy al Excmo. Sr. Capitán General. El soldado indígena tendrá de quince a dieciséis años. Viste traje de rayadillo, ancho sombrero y maneja su Mausser  con suma marcialidad y desenvoltura.
      Aunque se esperaba de 1 a 2 y media de la tarde la llegada de las fuerzas a la Avanzadilla, no desembarcaron hasta las cinco y cuarto. Tanto el muelle o desembarcadero, como los bombos ya colocados a dicha hora por ser la de la salida de la Maestranza, se encontraban completamente invadidos por una compacta muchedumbre. Desde bien temprano estaban puestas 22 camillas para transportar a los enfermos.
      En el Arsenal se prepararon en previsión de los que pudieran traer la expedición, 60 camas, por carecer en el Hospital Militar de San Carlos, según oímos decir, de sitio. Una de las dependencias del Cuartel se habilitó también de enfermería.  El médico Sr. Jiménez y los practicantes Sres. Lama y Ángulo fueron los encargados del servicio sanitario.
      A bordo del vapor “Manolito”, pocos momentos antes de atracar las dos auxiliares que condujeron desde la bahía a la oficialidad y a la tropa, llegó el Coronel jefe de la expedición, D. Víctor Díaz del Río, quien  cambió el primer saludo con el Brigadier de Infantería de Marina Sr. Albacete y el Coronel de la propia arma Sr. Piñera.
      Entre los jefes y oficiales con destino en este Departamento que esperaban a los expedicionarios, recordamos, a los Sres. Muñoz, Grijuela, Boada, Granados, Alcantara, Silva(D.M.), Sierra, Arias, Raposo, Montojo, Piñero, Cañas, Rodríguez, Gálvez, Carlier, Seris, Ory, Espinosa, Lobo, Castro, Villalobos (D.S.), Moreno, Jiménez Pidal, Rodríguez de Rivera, Lazaga (D.I.), Blanco, Liaño, Colombo, Manzo, Cañabate, Sancha, Olmedo, Ruiz Montoro, Pery(D. Joaquin), López. Pavón, Valle, Pérez Mateos, Peñasco, Dueñas (D.José y D. Marcelino).
      El Excmo. Ayuntamiento asistió una comisión presidida por el Sr. González Hoyos (D. Ángel) y compuesta por los concejales Sr. Lobo, Hoyo, Ortega y secretario Sr. Roncero, la cual dio al Sr. Díaz del Río, en nombre del pueblo de San Fernando, la más cordial bienvenida extensiva a todas las fuerzas de su mando.
      Una vez atracados los auxiliares a los bombos, y se procedió en primer término al desembarco de los enfermos, disponiendo el traslado de los menos graves en carros preparados al efecto. Los más cuidados fueron conducidos con todo género de precauciones.
      Terminado el desembarco emprendió la tropa el camino del cuartel a los sones de un alegre paso-doble entonado por la música del cuerpo. En la población de San Carlos esperaban la llegada el Excmo. Capitán General del Departamento, Intendente y Jefe del E.M. del mismo. Sres. Cousillas y Guerra; brigadier Sr. Albacete; comisionados del Ayuntamiento y gran número de jefes y Oficiales. En el patio del cuartel y a presencia de las banderas de los batallones, el Sr. Churruca, dirigió un sentido discurso de bienvenida a las fuerzas terminándolo con un ¡Viva al Rey! que fue contestado por estos.

      Un detalle: Al cruzar ayer tarde por entre el público una de las compañías expedicionarias, fue acometida de un síncope una pobre madre que reconoció a su hijo en uno de los soldados. Creíalo muerto en campaña, por ignorar noticias suyas hacía 14 meses. 

sábado, 26 de marzo de 2016

UN PASEO POR EL SERRABLO

      El Pirineo aragonés tiene multitud de atractivos artísticos para quien hasta allí se desplaza. El Serrablo es una comarca de Huesca en el Alto Gállego, que se extiende sobre el eje norte-sur del valle del río. Con la guía de unos familiares residentes en la zona, el pasado otoño organizamos una excursión para visitar la comarca y algunas iglesias de la zona: la Ermita de San Bartolomé de Gavin, la iglesia de Santa Eulalia de Oros Bajo, la de San Martín de Olivan, la de San Andrés de Satué, la de San Juan de Busa, la de San Pedro de Lárrede, y la de San Roque de Javierre del Obispo, cuyas fotografías tomadas ese día ilustran esta entrada, que termino un Domingo de Pascua, en el que es obligado oír "Cavallería Rusticana" y su coro "Inneggiamo al Signor"...y mejor aun, la ópera entera.
San Bartolomé de Gavin
      Una lectura previa sobre la historia del Serrablo nos apuntó  que en la Edad Media había sido una  zona poblada de mozárabes dependientes del  Valiato de Huesca.  Con la conquista cristiana de estos territorios en el 920 por el Conde Galindo Aznárez II, la comarca del Alto Gállego recibió hacia el 950 una segunda oleada repobladora, compuesta principalmente por mozárabes procedentes de la Cora musulmana de Huesca.
Santa Eulalia. Orós Bajo

      Debemos agradecer al tradicional aislamiento de las comarcas pirenaicas y en especial a quienes se esforzaron en preservar su patrimonio, que hoy en día podamos admirar en el Serrablo una buena colección de iglesias, levantadas entre los siglos X y XI, mostrando el esquema tradicional de poblamiento medieval al agrupar en pequeños núcleos rurales alrededor de iglesias a los habitantes dispersos en esta zona del Pirineo,en las que seguramente se practicó en ellas el rito Mozárabe, hasta que el rey de Aragón, Sancho Ramírez, impuso la liturgia romana.
San Roque, Javierre del Obispo

      Desde que en 1922 se diese a conocer estas iglesias ha habido varias interpretaciones de su estilo arquitectónico, diviendose entre los que las clasifican de mozárabe y los que lo hacen como de un  románico primitivo o protorrománico aragonés, con influencias del románico lombardo. La gran mayoría de estas iglesias son del tipo de nave única, con cubierta de techumbre de madera a dos aguas, con un ábside semicircular con bóveda de horno. Por lo general, el ábside presenta al exterior un friso superior de baquetones verticales sobre un muro de arcos ciegos. Las  torres-campanario son un elemento que las caracteriza, y destacan por su semejanza con algunos minaretes musulmanes. Los muros  suelen ser de sillarejo rectangular y debieron estar recubiertos por pinturas al fresco.
San Pedro de Lárrede

      En nuestra visita a una de las iglesias, acompañados por quien custodiaba sus llaves, nos relataba que para apreciar la fábrica se empeñó una temporada en arrancar con martillo y cincel los frescos que adornaban las paredes que "no valían nada" (sic). No puedo juzgar esa apreciación ya que han desaparecido, pero en cualquier caso, si eran las originales, probablemente hubieran merecido optar a exponerse en el Museo Diocesano de Jaca, en donde se atesora una excelente colección de frescos románicos de Iglesias de la Jacetania.
San Juan de Busa

      La visita al Serrablo es muy recomendable, no solo por el aspecto artístico, sino también por la belleza del paisaje, que seguramente abrirá el apetito del visitante, que podrá salir de la comarca notado, cumplido y socorrido con los variados manjares de la zona, como unas migas y un buen ternasco, regados con vino Somontano.
San Andrés de Satué

Páginas sobre El Serrablo:
http://www.serrablo.org/
http://www.arteguias.com/serrablo.htm



jueves, 8 de octubre de 2015

UOE 1980-1982. POR TIERRA Y POR MAR VIII

          Esta es una crónica que continúa la de la entrada "La UOE 1978-1979. Por tierra y por mar VII", pero en este caso centrada en su primera parte en las actividades del 1º Estol y a continuación, en las de toda la UOE. 
         Cómo a cualquier unidad de nueva planta, desde su creación, a la UOE no le habían faltado algunos detractores que no ocultaban la poca simpatía que le tenían. Su encuadramiento en la Agrupación de Desembarco (AD) hacía que en el TEAR tuviera dos niveles orgánicos superiores con voz y voto en su vida diaria y lo que era peor, en sus propuestas para su desarrollo y evolución. Todo el mundo -en especial los detractores- tenía una valla a mano para ponerla en el camino de la UOE, pero los "boinas"  habían aprendido a saltarlas.
        En aquellos días se planteaba un pequeño debate con dos ideas enfrentadas sobre el cometido principal de la UOE: la de los que creían que su función era ser la Unidad de Reconocimiento para todas las necesidades del TEAR, y la de los que creíamos que los Batallones de Desembarco deberían tener su propia Sección de Reconocimiento, liberando así a la UOE de estos cometidos para concentrarse en ser una Unidad de Reconocimiento Anfibio y con capacidad de combate para realizar Incursiones Anfibias.

El 1º Estol a bordo del Patrullero "Laya"

         En septiembre la Unidad se trasladó a la zona de Bolonia para realizar unos días de ejercicios, fundamentalmente para establecer las relaciones necesarias de camaradería y amistad necesarias para trabajar en una unidad especial. La UOE seguía con su tradicional espíritu y con ganas de hacer bien las cosas. Yo serviría en el 1º Estol, cuya alineación de gala la formábamos: un Capitán; un Teniente, que llegaba de hacer el curso de Operaciones Especiales; dos Sargentos veteranos de la Unidad, tres Cabos Primeros, y treinta Cabos 2º, incluyendo dos Especialistas: nada era imposible con ellos.
        En la UOE se vivía un cambio de etapa, con el Comandante a punto de cesar en el mando, y una situación económica restrictiva que limitaba el adiestramiento, el combustible y las municiones, lo que estaba empezando a afectar a la moral y eficacia de la Unidad.
        Al comienzo de octubre se efectuaron un par de salidas cortas al campo, y a finales de octubre una de más duración a la zona de Facinas. El día 23 de octubre tomó el mando de la Unidad un nuevo Comandante, quien parecía llegar con muchas ganas de impulsar la eficacia y prestigio de la Unidad, y usar la persuasión para obtener los recursos que muchas veces sin razón se nos negaban. Su carácter abierto y amigable suscitó grandes esperanzas entre nosotros.

Preparación de embarcaciones a bordo del S 31

En noviembre toda la unidad embarcó en el LST "Conde de Venadito" para efectuar en la zona de Cartagena el ejercicio específico de la UOE "AZOREX", que incluía ejercicios con la Flotilla de Submarinos y con la Escuela de Paracaidistas. Con los submarinos ya se tenía una relación muy buena y los procedimientos estaban bastante depurados y recogidos en una publicación sancionada por el EMA. Allí los Estoles turnaban en embarcar con todo su armamento, equipo, municiones y explosivos, para hacer alguna incursión de corta duración con fuego real y demoliciones en la zona de Tentegorra.

Equipamiento en la zona de embarque.

Uno de los días en Cartagena el Comandante ordenó al 1º Estol preparar una pista de fuego en Tentegorra para que la vieran el Capitán General, el Almirante del Arsenal y el Jefe de Estado Mayor. La demostración se hizo en un crepúsculo ya avanzado, de manera que las llamaradas de las explosiones de las cargas, las trazadoras y los boinas moviéndose entre ellas hacían un efecto que impresionaron a los visitantes, lo que supuso efusivas felicitaciones al Comandante.
         Desde Cartagena, la Unidad, a bordo del "Venadito" se incorporó al ejercicio ARDEX 2/80 en la zona de Garrucha, en el que llevaría a cabo cometidos de reconocimiento anfibio, con un tiempo helador, impropio de la latitud. Al acabar el ejercicio, una escala en Almería y otra en Melilla, con la coreografía militar del habitual sábado legionario, ayudó al descanso y a sentirse tropas de marina francos de servicio en puerto. En diciembre, de regreso a Cádiz, cerramos un buen período de adiestramiento.

Patrullero "Ordoñez"

El año 1981 comenzó con el ejercicio AZOREX 1/81 con los patrulleros "Ordoñez" y "Acevedo" y el submarino S31 "Almirante García de los Reyes" en la Zona Marítima del Estrecho y que incluyó acciones en el interior de la provincia de Cádiz, esta vez acompañadas de una meteorología muy favorable, a pesar de ser el mes de enero.
 En los primeros días de enero la presión de las "familias" de la UCD era insoportable para Adolfo Suarez, que se vio obligado a presentar su dimisión, en un momento de alta actividad del terrorismo etarra y después de la afrenta al Rey durante su discurso en la Cámara vasca, en la que se evidenció por vez primera el deseo de hacer frente a las amenazas de ETA y sus seguidores, pues cuando los parlamentarios separatistas (y algunos terroristas) comenzaron sus cánticos al comienzo del discurso del Rey, fueron expulsados a empujones de la cámara por la policía autónoma vasca.
        A eso de las siete de la tarde del 23 de febrero de regreso de unos ejercicios oí por la radio que unos 200 guardias civiles con armas en la mano habían ocupado el Congreso de Diputados en plena sesión de investidura del candidato Leopoldo Calvo Sotelo ordenando a los diputados que esperaran las órdenes de una autoridad militar. La historia de este intento de golpe de estado es de sobra conocida. 
        En marzo la Unidad volvió a Cartagena para continuar los adiestramientos con submarinos y lanzamientos paracaidistas, en los que ya se tenía un nivel muy aceptable, pues seguíamos formando personal en todas las técnicas necesarias para poder tener autonomía y no tener que depender del apoyo de la Escuadrilla de Zapadores Paracaidistas, con la que se tenía una excelente relación, con intercambios de personal en nuestros respectivos ejercicios. En esta ocasión empleamos por vez primera los paracaídas T10A del CBA, que los habían conseguido antes que nosotros.

Preparación para salida a la mar

En Cartagena se ejecutaron un par de incursiones con los submarinos, una en El Portús y otra con tres días en tierra en la zona del Morrón de los Genoveses, en las inmediaciones del Cabo de Gata. Al regreso a Cádiz el adiestramiento siguió a buen ritmo en las excelentes zonas de la provincia.

Mayo vio a la UOE participando en la Semana de las Fuerzas Armadas, para la que se embarcó en el Transporte de Ataque "Aragón" para en Barcelona  desfilar por sus calles en medio del aplauso de la gente. También en aguas de Barcelona tuvo lugar una revista naval de toda la Flota ante el Rey, y a su finalización seguimos rumbo a Almería, en donde iban a tener lugar las maniobras de la Flota "Armada 81" a la que aportaríamos la Unidad de Reconocimiento.

Día D, hora H en el ejercicio Armada 81

Al regreso en junio a San Fernando tuvo lugar un desgraciado accidente que significó la pérdida de uno de los nuestros. Recibir a unos  padres y explicarles lo sucedido es algo para lo que el mando debe estar preparado, aunque nadie te lo enseña. En este caso aceptaron serenamente tan terrible desgracia con una ejemplar resignación cristiana. Toda la Unidad se quedó muy afectada y triste, pues era una persona muy querida, aparentemente contento  y feliz con sus compañeros y con deseos de ingresar como especialista. En fin: algo incomprensible. Pasado el tiempo, en el año 2015 un grupo numeroso de compañeros le rindieron un homenaje en el cementerio en donde descansan sus restos mortales, pues su espíritu pervivió en la Unidad.
 

El 13 de agosto, ya destinado en la Plana Mayor, salimos a la zona de Sancti Petri para efectuar ejercicios con las embarcaciones y un poco de relax veraniego. En ese mes tuvimos un período de tensión derivada de la escala en Cádiz de una Escuadrilla de  Lanchas Lanzamisiles iraníes, compuesta por las lanchas lanzamisiles de la clase francesa "La Combattante II": “Khanjar”, “Neyzev” y “Tabarzin”  en tránsito hacia Irán, pero el día 14 en que salían a la mar, cuando se encontraban a cinco millas de Cádiz, inesperadamente, un grupo de iraníes que había previamente secuestrado un remolcador abordó la “Tabarzin” llevándosela al puerto marroquí de Tánger. Los asaltantes pertenecían al grupo monárquico anti-ayatola “Azadegan” que al parecer estaba dirigido desde Irán por un General retirado. Las otras dos lanchas siguieron su tránsito, fondeándose en aguas de la bahía de Algeciras sin previa notificación.

        Este incidente presentó a la UOE una nueva ocasión de participar en el alistamiento para una operación real para garantizar la seguridad de las aguas territoriales españolas y evitar nuevos secuestros de buques. La noche del 14 de agosto se recibió en Capitanía algunas instrucciones, muy limitada inteligencia, y la orden de trasladar a la UOE a Algeciras, para a la orden, capturar los Patrulleros. Las dos lanchas aceptaron -con buen criterio- la invitación de las autoridades españolas de atracarse en Algeciras. Una vez en puerto, los oficiales iraníes, quienes tenían una extensa formación occidental, manifestaron un vehemente deseo de regresar a Irán para concluir lo antes posible la 1ª Guerra del Golfo contra Irak. La crisis acabó cuando los asaltantes-piratas a bordo de la “Tabarzin” se entregaron a las autoridades marroquíes y posteriormente a las francesas, que los liberaron.
        Al regreso de la licencia de verano la Plana Mayor se esforzó para poder hacer las cosas con más rigor en apoyo a la acción del Comandante, anticipándose a las necesidades y a la vez mejorar la administración de la Unidad. Siempre que se podía se programaban ejercicios más complejos de nivel UOE, que conducía el Comandante, con la coordinación de los tres Estoles por su Plana Mayor, y con el empleo del Pelotón de Comunicaciones al que se reforzaba normalmente con personal y equipos de la UNICOMTEAR; en aquella época con el RF 301 de HF/BLU y algún equipo vehicular de la familia VRC12. Para  garantizar la operatividad de los equipos, se colaboraba con el Taller de Mantenimiento Electrónico, en donde había una permanente disponibilidad, pues allí, al menos, comprendían la importancia de los cometidos de la UOE y que las comunicaciones eran fundamentales   para el mando y control en una unidad que se empleaba de forma tan dispersa.

Puesto de Mando Táctico de la UOE en el Ejercicio CRISEX 81
Enseguida se comenzó con los habituales ejercicios en la  provincia, esta vez en la zona del Convento del Cuervo, en preparación del ejercicio conjunto-combinado CRISEX 81 que tendría lugar en octubre y noviembre. La Unidad embarcó para el ejercicio en el Transporte de Ataque "Castilla" para constituir la Unidad de Reconocimiento de la Fuerza de Desembarco, llevando asignada una Sección de Reconocimiento del USMC. Basado en la experiencia de anteriores ejercicios se organizó un Puesto de Mando apropiado, con todo los medios de mando, control, y apoyo necesarios, incluyendo un planero plegable al que la gente de la Plana Mayor llamaba la "asadora grill", pero que al abrirlo disponía de toda la información necesaria para la conducción de las operaciones.
Extracción con SPIE-RIG desde CH46 "Sea Knight" del USMC
        Fueron unos días muy interesantes pues el ejercicio involucraba muchas unidades navales, aéreas y terrestres de los EEUU y de España. El único incidente tuvo lugar una noche en la que el Sargento de la Sección del USMC se lió a cuchilladas con un soldado por su manifiesto desinterés para mantener el enlace radio.         El ejercicio tenía una gran visibilidad política con vistas a demostrar a los futuros aliados de la OTAN el compromiso español con la defensa occidental, que se materializaría ese mes con la firma el día 29 de adhesión al Tratado del Atlántico Norte.


La UOE desembarco de un CH53 "Sea Stallion" del USMC
        Para completar el año, a principios de diciembre tuvo lugar en la Zona Marítima del  Estrecho el ejercicio de nivel UOE AZOREX 2/81, con la colaboración de Patrulleros, Submarinos y aviones T12, en el que se incluyó acciones de los tres Estoles en un escenario común. El ejercicio coincidió con la despedida del submarino S31 "Almirante García de los Reyes" que iba a realizar su última colaboración con la UOE y su última navegación en el regreso a su base en Cartagena; siempre se mantuvo una estrecha amistad con su dotación, cuya disposición a apoyar todas nuestras necesidades era proverbial. El Comandante de la Unidad organizó una despedida en Cádiz con toda la UOE formada en el muelle y la Música del Tercio Sur: una despedida emotiva a un viejo amigo. El año se cerró con un ejercicio de tres días en la espectacular Sierra de Grazalema.
Despedida en Cádiz del S31
    El año 1982 comenzó con los tradicionales ejercicios en la Zona Marítima del Estrecho en colaboración con los patrulleros "Laya", "Barceló" y el submarino S35. En esta ocasión se efectuaron incursiones en la costa de Cádiz y otra en la Isla de Alboran, lo que ya era habitual.
A final de mes los esfuerzos del Comandante fructificaron, cuando se consiguió iniciar un programa de lanzamientos paracaidistas con los EOD de la Marina de los EEUU destacados en la BN de Rota. Para el salto inicial vino un General y un Teniente Coronel americano; por parte española: el Comandante de la UOE y su segundo, haciéndolo desde un SH3 de la US Navy.

Embarque en SH3 de la US NAVY en la BN de Rota
Unos días después marchamos de ejercicios a la zona de Bolonia, en donde se aprovechó para hacer ejercicios de escalada, de embarcaciones y de patrullas en las sierras de Ojen, Fates y San Cristóbal.
El Ejercicio PACEX 01/82 a comienzos de Febrero estuvo lleno de incidentes. Era un ejercicio de adiestramiento en las técnicas de lanzamiento paracaidista en el que se colaboraba con la Escuadrilla de Zapadores Paracaidistas. En esta ocasión se estrenó la zona de lanzamiento de la Marisma del Chapatal, que ofrecía muy buenas posibilidades. Se efectuaban saltos diurnos y nocturnos con todo el personal paracaidista de la Unidad, que ya era un número significativo desde que se pudo incluir a la tropa en los cursos. Mientras tanto el personal que todavía no tenía la aptitud paracaidista participaban en un ejercicio en Facinas con la Agrupación de Desembarco, en el que desgraciadamente falleció un cabo de la Unidad como consecuencia de un disparo de su arma. De nuevo perdíamos a otro de los nuestros con toda la tragedia asociada a la llegada de la familia, funeral y traslado del cadáver. Nada te preparaba para estas desgracias que había que afrontar con el mejor espíritu.

Salto en la Marisma de Chapatal
No iban a quedar ahí las desgracias, pues el mismo día al regreso de un salto nocturno en el Chapatal, un vehículo con cinco policías nacionales a bordo chocó frontalmente en la carretera de Sanlúcar con la ambulancia de 1 Tonelada de apoyo a la UOE, con el resultado de dos policías muertos y dos heridos en la ambulancia. Como las desgracias nunca vienen solas, antes de los saltos nocturnos del día siguiente llegó la noticia del accidente paracaidista de un Teniente de IM de la UEBC, lo que le supuso continuar su vida sin poder utilizar las piernas para sostenerse.
En febrero, como consecuencia del Real Decreto de reconocimiento de la antigüedad  del Cuerpo, se celebró solemnemente por vez primera el 445 aniversario de su fundación. El acto fue presidido por el Rey, con asistencia del Presidente del Gobierno, el Ministro de Defensa, el AJEMA, y el Comandante General de la IM.
        En marzo la Unidad se trasladó a Cartagena para efectuar en la Zona Marítima del Mediterráneo el ejercicio "Granadero". Se trataba de un ejercicio complejo que pondría a prueba la capacidad de la Unidad para emplear de forma coordinada a los tres Estoles en la consecución de un objetivo único, utilizando todas las técnicas de infiltración propias de la Unidad. De esta manera, en una primera fase, dos patrullas de reconocimiento insertadas por lanzamiento paracaidista y por el submarino S 32 "Isaac Peral" llevaron a cabo la preparación de la zona de operaciones  y la confirmación de la inteligencia disponible. Esa fase fue seguida de la acción principal en la Estación Radio de Torrepacheco, llevada a cabo por un Estol desembarcado por submarino, y cuya exfiltración debería realizarse por medio de aviones T12 en la zona de "El Carmolí". Para ello contaríamos con el apoyo de la Escuadrilla de Zapadores y elementos de la UOE, que saltarían antes del alba para balizar la zona y permitir el posterior aterrizaje de los aviones.

3º Estol embarcando en el S34
Este ejercicio, verdaderamente conjunto, pudo realizarse casi en su totalidad excepto el aterrizaje de los aviones, pues lo impidió la meteorología. El ejercicio era bastante ambicioso para el tipo de los que hasta entonces realizaba habitualmente la Unidad, pues el requería la conducción del Comandante y su Plana Mayor coordinando y siguiendo las acciones. Se instaló un Puesto de Mando principal en el Tercio de Levante, apoyándose en su Centro de Comunicaciones y uno táctico a bordo de Vehículos. El ejercicio evidenció la limitada entidad de la Plana Mayor de la UOE para ejercer, sin refuerzos significativos, el mando y control de una operación de esa envergadura, algo que ya se intuía. Unos años después se lograría esa capacidad con la constitución del SOTG con todos los medios de mando, control, inteligencia y apoyos necesarios, lo que supuso un esfuerzo significativo del TEAR.
Primer salto en apertura manual desde helicóptero del Arma Aérea.
La UOE continuaba sin tener sus propios paracaídas, por lo que el Comandante exploró otras vías para tenerlos, consiguiendo el apoyo de la Brigada Paracaidista, que con generosidad cedió un lote de paracaídas de apertura automática y manual, lo que suponía el primer paso para que la Armada dotara a la Unidad con ellos. Mientras tanto, una mañana de mayo se efectuó el primer salto en apertura manual de dos oficiales de la UOE desde un helicóptero Hughes 500 de la Sexta Escuadrilla. Ese día marcó otro hito en la evolución de la Unidad.
El 30 de Mayo de 1982 España firmó el protocolo de adhesión al Tratado de Washington, convirtiéndose de pleno derecho en miembro de la OTAN. Fue un gran avance y una clara demostración de que las libertades democráticas españolas tenían su reconocimiento internacional; además significó el fin del aislamiento de España y la valoración de nuestra contribución a la defensa y seguridad occidental.
Mayo fue un mes de mucha actividad, dos salidas a la zona de la Sierra del Retín, que entonces todavía no era propiedad de la Armada, y un embarque en el Transporte de Ataque "Aragón" para participar con los cometidos habituales en el ejercicio ANFIBEX 2/82. Con poco tiempo de preparación el grueso de la UOE se incorporó a la fuerza del TEAR que iba a participar en Zaragoza en la Semana de las Fuerzas Armadas. Fueron unos días difíciles en los que se manifestaron algunos de los rencores acumulados contra la Unidad, pues se hizo todo lo posible para impedir que la UOE fuera a desfilar a Zaragoza. La segunda derivada del Desfile de Zaragoza vino a la llegada de la invitación para que la UOE acudiera al ejercicio de guerrillas de la Escuela Militar de Montaña.
Destacamento de la UOE en Jaca
La UOE desfiló brillantemente por las calles de Zaragoza. Una vez finalizados los actos de Zaragoza un equipo de la UOE salió rumbo a Jaca para participar en el ejercicio de guerrillas y contraguerrillas. Fueron unos días excelentes de patrullas por el Pirineo oscense. La base se estableció en el antiguo campamento de Batiellas en donde la COE de Málaga proporcionó apoyo, con la que se intercambiaron parte de las raciones de combate por el rancho caliente que ellos guisaban. Fueron unos ejercicios muy provechosos que creo que no volvieron a repetirse; seguramente alguien del TEAR informó que eran innecesarios...para variar.
El tiempo en la UOE se acababa forzosamente, pues el puesto de plantilla que cubría en el TEAR apareció publicado en el "mercado" de los destinos, lo que significaba el final de una magnífica temporada disfrutando del oficio de soldado de marina en la mejor unidad del Cuerpo. Mi afiliación con la UOE no terminaría allí.


OTRAS ENTRADAS SOBRE LA INFANTERÍA DE MARINA EN ESTE BLOG:

http://reymeric.blogspot.com.es/2015/05/por-tierra-y-por-mar-vii-el-2-estol1978.html
http://reymeric.blogspot.com.es/2013/10/por-tierra-y-por-mar-i.HTML
http://reymeric.blogspot.com.es/2013/11/recuerdos-de-un-ano-en-la-uoe-1971-1972.HTML
http://reymeric.blogspot.com.es/2013/12/los-zapadores-anfibios-en-1955.html
http://reymeric.blogspot.com.es/2014/04/por-tierra-y-por-mar-iv-el-primer.HTML
http://reymeric.blogspot.com.es/2014/07/por-tierra-y-por-mar-v-los-inicios-de.HTML
http://reymeric.blogspot.com.es/2015/04/por-tierra-y-por-mar-vi-los-boinas-1977.HTML